Regularizar ¿o no?

Permiso de edificación

Cuando un inmueble se pretende comprar, muchas personas olvidan o desconocen que dentro de los antecedentes a considerar está el Permiso de Edificación, otorgado por el municipio respectivo.
Este Permiso, se otorga antes de construir o ampliar un inmueble, previa presentación de un proyecto de construcción visado y firmado por un profesional del área de la construcción y que es evaluado por la Dirección de Obras Municipales, quienes al aprobar, lo hacen mediante dicho documento.

Sin embargo, son muchas las personas que no lo hacen así y se ponen manos a la obra e invierten recursos económicos en mejorar sus propiedades sin permiso…, hasta que un día quieren vender.

Cuando alguien compra en efectivo y sin asesoría, puede que este permiso no sea requerido por nadie, ni tampoco entregado por el vendedor. El nuevo propietario heredará la situación de «irregularidad» hasta que algún día él, o sus herederos, quieran vender o cuando algún inspector municipal, visite la propiedad para señalar que incumple con la Ley.

Regularización

Un gran número de compra-venta inmobiliarias, son financiadas con créditos hipotecarios, por un Banco o institución financiera, este detalle deja de serlo y queda en evidencia cuando interviene el Tasador, que envía el Banco a valuar la propiedad, para definir el monto máximo de crédito que entregará al eventual comprador. 

Recepción Final

El Banco, no financiará la compra, no otorgará el crédito hipotecario, si la propiedad está construida o ampliada de forma ilegal. Es decir si no cuenta con el documento Recepción Final, que es entregado por la Municipalidad respectiva, cuando existió antes un Permiso de Edificación o eventualmente cuando se contrata los servicios para Regularizar.

Se deberá entonces, por parte del propietario, contratar los servicios de una oficina de arquitectura que regularice dicha situación. Deberá desembolsar recursos económicos y llevará tiempo, varios meses, para obtener una respuesta que pudiera incluso, indicar que la solución es demoler total o parcialmente lo construido al margen de la Ley.

A estas alturas el potencial comprador, ya siguió su camino y está viviendo en su nueva casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *